Los insultos de Bildu

Carta publicada en la sección “Balearria” del Diario Vasco el 2013-05-10.

No me gusta responder a las difamaciones pero lo hago por claridad y porque así me lo pide mucha gente. La semana pasada volvieron a dirigir un escrito hacia mi persona, a raíz de mi participación en un debate sobre residuos en ETB-1. Cualquier excusa es buena para la izquierda abertzale cuando se trata de arremeter contra el PNV. No es casualidad que este nuevo ataque llegue justo después de que nuestro partido haya presentado más de 90 aportaciones al presupuesto de Bildu en el Ayuntamiento, todas ellas rechazadas sin argumentación por Bildu. Cada vez que el PNV propone ideas, mejoras y alternativas, la izquierda abertzale responde acusando e insultando. Nada nuevo.

En lo que al debate en cuestión se refiere, me limité a relatar lo que es una evidencia: que Bildu no ha permitido a los partidos políticos y concejales participar en las reuniones con los vecinos y en los procesos de participación ciudadana. Que niega al resto de los partidos políticos hablar en dichas reuniones, y que no permite participar en actos en los que tradicionalmente hemos estado todos los concejales de diferentes partidos y que representamos también al pueblo, como ha sucedido recientemente en la entrega de premios de los playeros. No nos invitan porque no quieren que estemos. Obviamente, a la izquierda abertzale le molesta que se sepa la verdad fuera de Zarautz- ya que en Zarautz empieza a conocerla todo el mundo -, y en lugar de cambiar de actitud opta por acusar al PNV de dar mala imagen del pueblo.

La mesa de residuos nació como un nuevo intento de imposición del gobierno de Bildu y de su alcalde Juan Luis Illarramendi, que publicitó su creación en la prensa sin haber consensuado con ningún partido ni los objetivos, ni los participantes, ni la metodología de trabajo. Vendieron la mesa como un espacio sin ni siquiera haber decidido ni en comisión ni en pleno y con una representación inicial que la convertía en un nuevo chiringuito de la izquierda abertzale. Sólo quieren que participen los suyos sin escuchar a nadie. Nada bueno podía esperarse de un alcalde que había afirmado que los zarauztarras ya habían votado a favor del puerta a puerta, y que ni se dignó a contestar a más de 8.000 firmas.

Gracias a la movilización del resto de los partidos políticos en el Ayuntamiento, en un acto de responsabilidad, se dio la vuelta a la situación y se consiguió que la mesa sea ahora un espacio plural y democrático. Se acordó la representatividad de forma razonable, se abrió a colectivos y asociaciones que estaban marginadas, y se consensuó un método de trabajo en pro del reciclaje. Todo ello puede leerse en las actas de la Junta de portavoces como de la mesa.

El tiempo pone a cada uno en su sitio, y escritos como el del pasado viernes dejan claro el desgobierno y sobre todo el nerviosismo existente en la izquierda abertzale, que a falta de un proyecto sólido y claro, y estando en las instituciones, sigue haciendo lo de siempre: atacar al resto eludiendo su responsabilidad.

Interesgarriak:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *