Redes sociales y participación: un nuevo paradigma al que adaptarse

upv blog

Hoy he tenido el privilegio de participar en la apertura del curso de verano sobre redes sociales y participación ciudadana organizado por la UPV. A nadie se le escapa que vivimos una época de vertiginosos cambios en la tecnología y en los modos de comunicar y relacionarse, que afectan profundamente también a la interacción entre la ciudadanía y el sistema político-institucional. Aquí una parte del discurso preparado para esta cita:

“Desde el punto de vista de la comunicación y la gestión política, este es un tema de absoluta actualidad. Durante los últimos años, viene consolidándose un nuevo paradigma comunicativo, basado fundamentalmente en la bi-direccionalidad consustancial a las redes sociales.

Se siguen haciendo mítines masivos, pegadas de carteles, y repartos de folletos de propaganda. Los medios de comunicación tradicionales, especialmente la televisión, siguen teniendo un gran peso en la difusión y la configuración de los mensajes políticos. Pero junto a esto, emergen con una fuerza arrolladora las redes sociales.

Como representantes institucionales seríamos muy ingenuos si creyéramos que podemos seguir funcionando como hasta ahora. De hecho, una de las pocas certezas que tenemos es ésta; que estamos obligados a cambiar, a ponernos las pilas para adaptarnos a este nuevo paradigma.

A partir de ahí, se abre un camino lleno de retos e incertidumbres, en el que a veces actuamos por ensayo-error, o por pura intuición, ya que, en mi opinión, todavía no tenemos una comprensión global del fenómeno y de las consecuencias que acarrea. Por eso me parecen positivos cursos e iniciativas como la que inauguramos hoy.

Lo que sí sabemos es que está trayendo cambios en la práctica de nuestro día a día. Por poner un ejemplo: cada vez son más los ciudadanos o ciudadanas que se dirigen de forma directa a mí a través de twitter o facebook, bien sea para pedir una reunión, hacer consultas, o valorar alguna decisión o política pública de la Diputación.

Este hecho nos lleva directamente a las características de este nuevo paradigma comunicativo, que Ivan Pino resume, a mi entender de forma acertada, en las siguientes:

  • Mensaje de ida y vuelta
  • Interpersonal
  • Pública
  • Global
  • De reacción inmediata

Las posibilidades que abre son muchas y de enorme calado. Demasiado como para profundizar en este breve tiempo. Pero es obvio que las redes sociales permiten mejorar en calidad y cantidad la interacción con la ciudadanía, conocerla mejor y adaptar nuestras políticas a sus peticiones y demandas de forma más eficaz, aumentar su protagonismo en el agenda setting, llegar de forma fácil y directa a grupos de interés,   y generar redes en el marco de una nueva cultura política colaborativa y participativa.

Evidentes son también las desventajas y los peligros, derivados de un mal uso de las redes, del anonimato, o de la propia estructura de este nuevo paradigma comunicativo: la propaganda, el postureo, las distorsiones comunicativas, la superficialidad, el exceso de ruido, la dificultad de jerarquizar y ordenar la información, el populismo…

El protagonismo de las redes va a ser cada vez mayor, en la medida en que tienen un peso creciente y decisivo en las nuevas generaciones. Hoy en día es difícil entender la vida sin el teléfono móvil. En unos años, podremos decir lo mismo de la política. Ya lo estamos viendo.

El reto que tenemos es aprovechar el potencial de esta nueva herramienta, que contribuya a la tan necesitada regeneración de la política, a enriquecerla incorporando nuevas opiniones y puntos de vista, a acercarla a la ciudadanía, a generar confianza y credibilidad, y a consolidar en los representantes institucionales una actitud de escucha activa y permanente. Personalmente, creo que, también en la gestión de las redes sociales, la autenticidad es la clave del éxito.

Desde el punto de vista de la Diputación, como bien sabéis, estamos haciendo una apuesta por la Buena Gobernanza. Siempre decimos que tan importante como el qué hacemos, es el cómo lo hacemos. Y es en ese nuevo cómo donde los nuevos canales de participación y comunicación, incluidas las redes sociales, adquieren una gran importancia en nuestra gestión.

  • En el plano operativo, estamos en pleno proceso de reordenación y mejora de los perfiles y cuentas ligadas a la Diputación. Había un problema evidente de exceso de cuentas, muchas de ellas poco o nada operativas, y nuestra intención es reducir su número a unas pocas. Es fundamental para asegurar una interlocución clara y de calidad con la ciudadanía. También vamos a fomentar las buenas prácticas –género, idioma, mensajes, respuestas…-, y la monitorización, incorporando nuevas aplicaciones.
  • En el plano de imagen de marca, hemos creado la marca Orain Gipuzkoa – Ahora Gipuzkoa, con la que hemos querido destacar que ahora es el momento de la ciudadanía, de dar un impulso al Territorio, pero también poner el acento en la inmediatez del nuevo paradigma comunicativo del que hablamos (…)”.

Interesgarriak:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *